Ir al contenido principal

El animal secreto del vampirismo y el riesgo que significa.

El siguiente es un ensayo sobre el vampirismo nocturno (o como preferimos llamarlo "vampirismo predatorio*") y sus riesgos. Si bien hemos estudiado los métodos y prácticas vampíricas (Quien escribe es llamado Malkavian, despues de todo), nos consideramos un ser vampírico, ni llevamos ese camino a la práctica en realidad, así que el siguiente contenido se origina de reflexiones sobre la observación de las prácticas vampíricas ajenas, en vez de la experiencia personal.

El vampiro es un ícono cultural que ha sabido adaptarse al correr de los siglos, pasando de ser un peligro considerado real y de temer, a una figura arquetipal del terror en las obras de arte, terminando como la imagen de todo aquello a lo que aspira el gótico postmoderno promedio.
Y esto es entendible: con la caida del teocentrismo que antaño gobernaba la cultura mundial, el vampirismo fué perdiendo contras y ganando pros: hoy, poco importa quedar condenado a jamas ver el reino de los cielos, quedando atrapado en un cuerpo sediento de sangre; si a cambio tendrás grandes poderes como el control mental, la invulnerabilidad lejos de la luz solar, un par de elegantes colmillos afilados, y poder convertirte en murcielago y volar.
Esta ultima caracteristica es quizá, ademas de la sed de sangre, la más iconica de los vampiros: el murciélago es el animal chupasangre por excelencia; señalo esto y lo retomaremos más tarde.

En la realidad(fnord), el vampirismo es de hecho una forma de aplicación de magick en el ámbito social del/a magus. Diversos especialistas hablan sobre los detalles y requisitos para recorrer este camino, por lo que no es nuestra intención ocuparnos de explicar tales cosas aquí y ahora. Basta con señalar que para ser un vampiro real solo es necesario desarrollar la característica más básica de los vampiros de la fantasía: el alimentarse de la fuerza vital de otras personas. Ya sea literalmente absorbiendo su energía por medio de rituales o simple canalización de "energía"; o de manera más tangible, gozando de un beneficio material a costa de la explotación de quien sea la pobre víctima del vampiro (por lo general, cuando una de las dos formas se cumple, la otra surge por inercia)

Algo importante a señalar es que los vampiros pueden serlo de forma consciente o inconsciente, siendo estos ultimos los más peligrosos y poderosos, pues cuando se tiene consciencia de ser un vampiro (un fenómeno que ciertamente se puede asociar con la luz del sol iluminando al vampiro) será la misma consciencia quien se encargue de destruir al vampiro desde adentro. Por esto, un vampiro debe "permanecer en la oscuridad", y la mayor sombra, sin duda, es no saber siquiera que se está afectando a ninguna otra persona con el acto vampirico.

La otra forma es actuar de forma completamente cruel y apática, restandole importancia o incluso disfrutando del sufrimiento causado por el acto vampirico.
Sea cual sea, una vez el vampiro haya logrado ocultarse a si mismo de la luz de la consciencia y la empatía, el vampirismo se convierte la forma más fácil de conseguir cualquier objetivo que tenga que ver con la vida social, especialmente en los ámbitos en los que se manejan estructuras de poder jerarquizadas.
Pero, es importante saber algo: tal y como en la imagen popular, el vampiro se verá condenado a convertirse en un animal volador que se alimenta de sangre.

Acá debemos hacer dos aclaraciones: decimos "condenado", pues este será el precio a pagar por el poder vampírico y sus beneficios, lejos de ser una ventaja; y la razón de esto viene en la segunda aclaración: la forma tan sofisticada que usamos para describir al animal en el que se convierte un vampiro no es casual; es de hecho la base para descubrir cual es en verdad el animal en el que se transforma un vampiro.

Quienes conozcan un poco de murcielagos, saben que estos se alimentan de frutas e insectos en su mayoría; de las más de mil especies de murciélagos, solo tres se alimenta de sangre, y muy rara vez es sangre humana.

No obstante, sí existe otro animal en la naturaleza mucho más apropiado para representar al vampiro, y es un animal terrorífico en verdad: este ser se esconde a simple vista, moviéndose tan rápido que escapa a la visión poco atenta; se alimenta de sangre humana, por supuesto, y de hecho toda la morfología de este animal está diseñada para este propósito, de modo que no lo sentiremos cuando se aferre a nuestro cuerpo, ni cuando penetre nuestra piel para beber nuestro liquido vital; solo veremos la terrible herida dejada por su ataque una vez haya finalizado. Y por si todo esto fuese poco, este animal es de hecho el que más muertes de seres humanos causa por año. Por si a estas alturas aun no queda claro de que animal estamos hablando, nos referimos a nada más ni nada menos que al mosquito.

El mosquito es el vampiro predatorio perfecto, y los vampiros predatorios se convierten en mosquitos. Esto, por supuesto, conlleva todas las cosas que puede significar: un vampiro es, al igual que un mosquito, molesto, su mera presencia es un fastidio como lo es el zumbido del vuelo del insecto junto al oído; y en la primera oportunidad que se tenga, se acabará con él y se pondrá toda precaución para que este no vuelva a "chupar sangre" de sus victimas nunca más.

Acá es donde se tiene que hacer el calculo de pros/contras, más allá de todos los dilemas morales que pueden generar la práctica del vampirismo predatorio, viéndolo todo bajo un lente pragmático y maquiavélico: ¿Realmente conviene generar tal imagen de uno mismo solo para conseguir algún fin determinado?

La respuesta es sí, o no, depende de cada uno, nada más. Lo importante es conocer el camino antes de recorrerlo. Puede que incluso haya quien vea en la transformación a mosquito solo otra ventaja, en vez de un precio a pagar o riesgo a correr, pero eso ya es cuestión de cada quien.



*Lo más útil y acertado es clasificar dos tipos de vampirismo: el "nocturno" o predatorio, y el "diurno" o magnético. El primero, se caracteriza por ser de carácter dominante opresor, pues en esta el vampiro se enfoca más en disminuir e invalidar a sus víctimas, drenando su energía y debilitandolas. El segundo es de carácter dominante seductor, y se enfoca en crear vínculos de dependencia simbiotica (por lo general emocional) de sus "victimas" hacia el vampiro en cuestión.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Que es un Caota?

No existe para el caota (o caoista) pregunta más incómoda que la de "tú, ¿a qué tipo de magia te dedicas?", o peor aún: "tú, ¿a qué religión perteneces?". La respuesta, dependiendo de a quien se le pregunte, puede ser "a ninguna, pero a todas a la vez", "a "esta", pero solo por ahora", "a ninguna, pero quizá mañana pertenezca a aquella" o simplemente "a ninguna" o "a esta". Si obtenemos una de las dos últimas respuestas de un caota, es porque este o esta o bien piensa que ya sabemos que es caota y le estamos preguntando por su estado actual, o que considera que no vale la pena darse a conocer mucho hacia su interlocutor. Las otras respuestas generarán todo lo que pueden generar: desconcierto, la impresión de que el tipo está mintiendo por miedo o vergüenza, o simplemente una pequeña risa nerviosa que oculta la más grande incomprensión. En realidad, las respuestas más honestas serían "No pertenezco a …

Las Psicorunas

Advertencia: Este articulo está en construcción, y la herramienta está aun en proceso de pruebas, con lo que los contenidos podrían cambiar con el tiempo. Nos excusamos por anticipado por cualquier error o incongruencia que podría haber en este texto. Las psicorunas son una herramienta de diagnostico magicko y adivinacion, contruida con diversos modelos psicológicos como cimientos. Para efectos prácticos puedo decir que las creamos nosotros, pero la verdad es que nos fueron reveladas por una curiosa entidad una noche de verano mientras estábamos recluidos meditando en lo alto de nuestra torre. Esta entidad nos otorgó un pergamino que tenía escrito por ambas caras los diagramas para hacer treinta y dos runas, agrupadas en seis conjuntos que se pueden utilizar de manera individual o combinándolos con los otros cinco. Cada runa con forma de dado prismatico representa en sus bases un aspecto del microcosmos, y en cada una de sus cinco caras llevan grabadas la magnitud del aspecto que rep…